Buenaventura en Linea
La responsabilidad de las plataformas ante la flexibilización laboral | Empleo | Economía

La responsabilidad de las plataformas ante la flexibilización laboral | Empleo | Economía

El país grita por nuevos caminos para encontrar trabajo, un trabajo ajustado a las necesidades de las personas y a las dinámicas estacionales de cualquier negocio. El desempleo de casi 15% (que llegó a ser del 20,2% en julio) debe verse junto a la alta y creciente informalidad del mercado laboral.

Ya desde antes de la pandemia la informalidad promedio del país estaba llegando al 50% y si analizamos en detalle, hoy muchos centros urbanos están por encima de este valor.

Aunque las razones pueden ser diversas, la realidad es que es muy costoso para una persona independiente que gana lo equivalente a un salario mínimo o menos, pagar su seguridad social y, a su vez, para negocios que necesitan apoyo operativo en momentos de mayor movimiento se vuelve una carga muy alta realizar todo el proceso (quienes lo han hecho saben lo difícil que es). En ese sentido, ¿qué termina pasando? El pago a destajo.

La solución a los retos laborales del país requiere la participación de muchos actores, pero lo que más necesita es un diálogo franco, aterrizado a la realidad del día a día de miles de personas que viven del ‘rebusque’.

Requiere una mirada, alejada de posiciones políticas o sensacionalistas, enfocada en construir país. La flexibilización laboral, que tantas pasiones despierta, es sin duda un mecanismo que debemos implementar para acercar a los trabajadores informales a la seguridad social, con procedimientos y costos eficientes para los negocios.

Hablando de mecanismos para que cada hora trabajada cuente, el pasado 27 de agosto se firmó el Decreto 1174 indicando el manejo del pago prestacional para personas que ganen menos de un salario mínimo.

Este Decreto finalmente reconoce que hay mucha gente ganando menos de un sueldo mínimo que también requiere protección social. Aunque hay varios puntos pendientes de regulación y estamos a la espera de un decreto aclaratorio, se establece una ruta que protege al trabajador, brindándole un mecanismo al empleador para pagar lo correspondiente cuando necesita apoyo en momentos de mayor movimiento.

Cabe anotar en este punto, que debemos entender en la conversación (no discusión) de la flexibilización laboral, que no podemos medir las necesidades de todo el mundo con la misma vara y por eso hablamos de flexibilizar el acceso al trabajo.

Tengamos en cuenta que el 42% de los estudiantes de educación terciaria en Colombia no finalizan sus estudios y, aunque las razones seguro son diversas, no es difícil deducir que muchos de los que desertan se encuentran frente a la triste realidad de estudiar o trabajar para cubrir sus gastos.

Casos similares suceden con madres y padres de niños pequeños que no pueden darse el lujo de trabajar las 48 horas semanales, pero sí requieren ingresos que los empoderen en sus roles dentro del hogar; artistas que apalancan el desarrollo de sus sueños a partir de trabajos en ciertos días del mes o simplemente personas que buscan ingresos extra para cumplir con sus obligaciones.

Un escenario que se verá beneficiado por la flexibilización laboral es la industria de la hospitalidad, que aunque fuertemente golpeada por la crisis actual, es una industria con gran capacidad de empleo, de rápido crecimiento, que permite el desarrollo de habilidades blandas indispensables para cualquier trabajador del siglo XXI. Se proyecta que será de las últimas en ser robotizada y automatizada, convirtiéndose en una fuente de trabajo para muchas personas.

Iván Castañeda Salazar, CEO de Travailz
Egresado MBA y profesor de Emprendimiento e Innovación, Facultad de Administración, Universidad de los Andes

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: