Conecte con nosotros

Economía

Paro: Bogotá y Cali, entre las ciudades con más desempleo y pobreza | Economía

Publicado

en

Desempleo: el covid complicó un problema que el país ya sufría | Economía

Este sábado el país completa 11 días de manifestaciones en varios puntos de Colombia, concentradas sobre todo en las principales ciudades, que precisamente han sido algunas de las zonas más afectadas en materia económica debido a los efectos del coronavirus.

(Lea: Por pandemia, la pobreza monetaria en Colombia subió a 42,5% en 2020)

Y mientras las manifestaciones continúan en varias regiones, el Gobierno ayer anunció que avanza en los diálogos con varios sectores para negociar y llegar a algún consenso en las principales solicitudes que hizo el Comité del paro, entre las que está retirar el proyecto de ley de reforma a la salud, implementar una renta básica de un salario mínimo, la defensa a la producción nacional y subsidios a las mipymes, entre otras.

(Lea: Radiografía de la crisis económica por la pandemia en Latinoamérica)

Ahora bien, para contextualizar la situación de las principales ciudades del país en las que se han presentado manifestaciones, cabe apuntar que en esas zonas se ha visto un mayor deterioro del empleo, pérdida de ingresos y un aumento de la pobreza, según los datos oficiales.

Uno de los casos más relevantes es el de Bogotá, que ha sido la ciudad en la que más ha habido medidas restrictivas por cuenta de las tres olas de contagios, que han llevado a que las Unidades de Cuidados Intensivos tengan niveles de ocupación por encima del 80% a mediados del 2020.

Con ese panorama, a finales de ese mismo año, y en enero y abril de este, la capital tuvo que endurecer los cierres.

Eso explica, entre otras cosas, que entre enero y marzo de 2020 la tasa de desempleo para Bogotá fuera de 20,1%, superior al promedio de las 23 principales ciudades, que fue de 18,2% en ese mismo lapso, según datos del Dane.

Por otro lado, la capital también fue de las que más aportó nuevas personas en condición de pobreza monetaria. De acuerdo con datos del Dane, en Bogotá 1,1 millones de personas entraron en ese grupo en 2020, y en todo el país fueron 3,5 millones de ciudadanos.

Y si se revisa por ejemplo la caída de ingresos para las personas que están en el quintil 1, que son aquellos que menos reciben, Bucaramanga, Ibagué, Bogotá y Cali fueron las que más sufrieron un descenso de esos recursos, con una reducción de 55,1%, 50,9%, 50,3% y 50,1%, respectivamente.

Ahora bien, Barranquilla, Bucaramanga y Cali también aparecen como las ciudades que más tuvieron un incremento de la incidencia de pobreza en 2020, con un alza de 15,6 puntos porcentuales (pps), 14,7 pps, y 14,4 pps, respectivamente. Esos datos son más del doble del aumento que se vio en todo el país, con 6,8 pps.

Y si se mira en detalle, Cali también cerró el primer trimestre con una tasa de desempleo de 18,7% y la pobreza monetaria de 2020 en 36,3%.

Cúcuta, por su parte, ha sido otra de las ciudades más golpeadas por la pandemia, pues el desempleo entre enero y marzo ascendió a 22,5%, cerró el 2020 con el 53,5% de la población en condición de pobreza monetaria y una reducción de los ingresos del quintil 1 en 40,8% al cierre del año pasado, según datos que arrojó el Dane recientemente.

Y aunque las ciudades antes mencionadas han sido algunas de las más representativas en las manifestaciones en los últimos días, las cifras también muestran que las zonas urbanas han recibido un mayor golpe en materia social y económica por cuenta del coronavirus. Según datos del Dane, la pobreza monetaria subió 10 pps en esas zonas, pues pasó de 32,3% en 2019 a 42,4% en 2020.

LO QUE SE VIENE

Para la historiadora y economista María del Pilar López Uribe, profesora asociada a la facultad de economía de la U. de los Andes, “hay unos problemas estructurales del descontento social y económico que han venido deteriorando el tejido social desde el 2019 y que la pandemia exacerbó mucho más como las pocas oportunidades, desigualdad, exclusión política y económica”.

De acuerdo con López Uribe, lo que están mostrando las manifestaciones es una novedad frente a otras protestas que se han visto en la historia del país. “En cuanto al alcance, es una de las que más ha durado y, además, se están viendo más marchas en lugares donde históricamente la gente no sale a este tipo de movilizaciones, así como una unión y coordinación entre diferentes sectores”.

En medio de todo ese escenario de deterioro económico y con un mayor descontento social, ayer un grupo de cabezas políticas y representantes de la oposición se sentaron a dialogar con el presidente Duque y funcionarios del Gobierno con el fin de lograr un consenso y ponerle fin a la violencia de la que ha sido testigo Colombia.

Al final de la reunión, tanto el Gobierno como los representantes de la oposición se sentaron a dialogar y coincidieron, entre otras cosas, en que están en contra de la violencia que se ha visto en el país y que hay que buscar cuanto antes una solución para continuar la recuperación de la economía.

“Sostuvimos una productiva reunión con la Coalición de La Esperanza, una gran oportunidad de diálogo, por encima de diferencias y sin cálculos políticos. Buscamos soluciones y consensos por el bienestar de los colombianos, y garantizar la atención de los más vulnerables”, dijo el presidente Iván Duque en su cuenta de Twitter.

Finalmente, López apunta que “entre las soluciones para esta situación es que haya un líder que logre recoger las demandas de la sociedad, los partidos políticos y el Comité del paro”.

EL EFECTO EN LOS PRECIOS

Otra de las consecuencias que ha traído el paro y los bloqueos que se han generado en distintas zonas del país en los últimos días es un aumento de los precios.
Según reveló el Dane recientemente, la inflación de abril fue de 0,59%, la más alta para ese mes de los últimos cinco años.

De acuerdo con el departamento estadístico, eso tuvo que ver sobre todo con un aumento de los precios de los alimentos, y está relacionado en alguna medida con las consecuencias del paro. Según un análisis de Corficolombiana, “dadas las sorpresas inflacionarias de los últimos meses y los hechos de orden público, la probabilidad de que la inflación cierre el año en niveles cercanos o incluso superiores al 3,0% ha aumentado”.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte

Fuente de la Noticia

Tendencias