Conecte con nosotros

Economía

Bogotá: empleos perdidos por crisIS del covid-19 | Economía

Publicado

en

Bogotá: empleos perdidos por crisIS del covid-19 | Economía

El golpe al empleo por cuenta de la pandemia se lo han llevado las grandes ciudades y, precisamente, Bogotá aportó el 24,8% del total de los puestos de trabajo perdidos durante el segundo semestre del 2020.

(En la pandemia, 63% de las empresas han mantenido sus empleos).

Eso indica un reporte del Dane, con base en la Gran Encuesta Integrada de Hogares, que revela que la tasa de desempleo de la capital fue la más alta de todas las regiones del país, con 19,1%. De hecho, 539.000 de los 2,1 millones de empleos perdidos en ese periodo estaban concentrados en la ciudad.

Y es que la capital tuvo las mayores variaciones frente al segundo semestre de 2019, pues la diferencia fue de 9,2 puntos porcentuales (pps), seguida de la Oriental (5,3 pps), Central, (4,7 pps), Pacífica (5,1 pps) y Caribe (3,8 pps).

Por su parte, la zona Oriental (Santander, Norte de Santander, Boyacá, Cundinamarca, y Meta) registró una tasa de desempleo promedio de 15,7%; la Central (Caldas, Risaralda, Quindío, Tolima, Huila, Caquetá y Antioquia) una desocupación de 15,7%; la Pacífica (Chocó, Cauca, Nariño, Valle) un dato de 15,3%, y la Caribe (Atlántico, Bolívar, Cesár, Córdoba, Sucre, Magdalena, La Guajira) 12,3%.

Cabe resaltar, en ese sentido, que Bogotá fue la región del país que tuvo la tasa de desempleo significativamente superior al promedio nacional, que fue de 15,6% para ese periodo.

De hecho, un informe del centro de estudios económicos de Anif resalta que entre marzo y diciembre, Bogotá tuvo una caída de 21% en el número de ocupados y de 32% de los ingresos laborales. “Ese es un claro reflejo del gran impacto negativo que tiene la implementación de medidas más restrictivas en las ciudades que mayor participación tienen en el PIB”, señala el informe.

El resultado de Bogotá, que es del segundo semestre del 2020, se explica entre otras cosas por los cierres más estrictos que vivió la ciudad en julio y agosto, y que solo hasta septiembre se empezó a registrar una reapaertura paulatina de actividades, manteniendo algunas restricciones.

De hecho, la capital colombiana fue una de las que reportó una mayor contracción de su economía durante el 2020, lo que impacta a la nacional, teniendo en cuenta que su aporte al PIB es del 25,4%.

Entre las principales ciudades, Bogotá también fue de las que más desempleo tuvo el año pasado. Según el Dane, entre enero y diciembre la capital reportó una tasa de desocupación de 18,2%, en línea con el promedio de las 13 zonas urbanas principales, como Medellín (18,2%), Cali (20,4%), y Barranquilla (12,3%).

LA RECUPERACIÓN EN 2021

Con esa foto del desempleo en la ciudad que tiene el mayor aporte a la economía del país, los ojos están puestos en el ritmo de recuperación que tendrá la capital con las nuevas medidas para contener el virus y la puesta en marcha del plan de vacunación.

Esto porque enero empezó con más medidas que afectarían la recuperación, pues según un estudio de la Cámara de Comercio de Bogotá, solo el 7% de las empresas estaban operando a plena capacidad y el 56% trabajó con restricciones el mes pasado.

Para Cristina Fernández, investigadora de Fedesarrollo, “lo más importante es que no volvamos a las cuarentenas. También hay medidas que ya se están implementando, como los empleos de emergencia para obras de infraestructura intensivas; los subsidios tipo PAEF; y para las mujeres, el regreso de los estudiantes al colegio. También se está hablando de reducciones momentáneas del ICA para preservar el empleo”, agregó la experta.

En cuanto a la recuperación del tejido empresarial y el empleo formal, Nicolas Uribe Rueda, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, afirmó que “entre las principales necesidades que los empresarios nos han manifestado en las encuestas y las rutas de reactivación empresarial que hemos realizado por sectores, localidades y regiones han sido, acceso a crédito y mantener las medidas de autoprotección”.

Por su parte, Iván Jaramillo, del Observatorio Laboral de la U. Rosario, resaltó que “resulta relevante establecer políticas activas para impedir que la recuperación de los niveles de empleabilidad transiten rutas de informalidad, los cuales corresponden a ocupación excluyendo estándares de trabajo decente”.

Precisamente, la informalidad es una de las alertas que se han prendido a raíz de la pandemia, pues las cifras indican que la velocidad de recuperación del empleo ha estado más concentrada en los informales que en el empleo formal. “Los estímulos a la contratación de grupos vulnerables, la implementación de políticas activas y el equilibrio entre la política sanitaria y de reactivación económica son determinantes para que la recuperación de la empleabilidad sea una constante confiable”, agregó Jaramillo.

Finalmente, Andrés Giraldo, director de la carrera de economía de la Universidad Javeriana de Bogotá, reiteró que una salida para impulsar el empleo, no solo en Bogotá sino en el resto del país, será la reapertura de los colegios y jardines, lo que permitiría que más mujeres puedan retornar al mercado laboral.

“Hay que hacer énfasis en las brechas de género o los sectores más afectados por la pandemia, y que también afecta a los jóvenes, sobre todo aquellos con bajos niveles educativos”
.

Cabe recordar que se espera que este mes se conozcan los resultados de la Misión de Empleo, que busca salidas para impulsar el mercado de trabajo, reducir la informalidad y que sus insumos servirán para que el Gobierno tramite una reforma laboral.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte

Fuente de la Noticia

Tendencias